Saltar al contenido

Qué pasa si te lavas la cara todos los días con agua fría

En la rutina de la mañana, en esos primeros minutos tras levantarse de la cama para empezar un nuevo día, hay un ademán que se reitera en centenares de miles de hogares en el mundo entero: ir al baño a lavarse. Esta práctica no ya no es una manera muy eficiente de finalizar de “despertar” por el efecto revitalizante que tiene sobre nosotros el agua fría, en contacto con nuestra piel.

En Salimar deseamos animarte a que aproveches este simple ademán para proteger la piel de tu rostro al despertar. Ahora hemos explicado extensamente en este espacio por qué razón la sal marina es un increíble exfoliante natural. Asimismo los múltiples propiedades de la sal marina para el precaución de nuestra piel. En estos 2 productos podemos encontrar muchas de las razones por las cuales lavar la piel con agua salobre cada mañana puede transformarse en un ritual de hermosura que marque un antes y un después en la vitalidad y el aspecto de nuestra piel. . Cara.

Agua ardiente, ¿sí o no?

Sí, pero no en todos los casos. El agua ardiente tiene provecho para la piel, mientras que no la incorpores a tu rutina día tras día. Entre sus virtudes logramos hallar que:

• Tiene efecto relajante

En el momento en que usamos la temperatura del agua fría para lavarnos la cara, se activa la circulación. Es viable acrecentar el fluído de sangre a los órganos y tejidos. Además de esto, se impulsa la producción de norepinefrina, una hormona relacionada con el agobio. Entonces poseemos una sensación de estimulación. De ahí que a bastante gente les gusta mucho este frío de la mañana: les lúcida para iniciar el día con toda la energía.

“Lo mucho más bueno del agua fría es que es vasoconstrictora, o sea, provoca que los vasos sanguíneos se contraigan, dejando la área de la piel mucho más lisa”, enseña Aura Serras, directiva de iS CLINICAL España. No obstante, tienes que saber que se habla sencillamente de una solidez superficial, que no actúa desde adentro, a nivel muscular.

¿De qué manera ha de ser el agua para lavarse la cara?

Así como enseña la experto, en la mayoría de los casos “lo idóneo es lavarse la cara con agua no muy caliente y fría pero, más que nada, hay que eludir llevarlo a cabo con agua ardiente.

Según dermatólogos y especialistas, debemos lavarnos la cara un par de veces cada día y mucho más de tres ocasiones sería elevado por el hecho de que podríamos poner en una situación comprometedora la estabilidad del pH y la iluminación natural de la piel. Realice esto solo en casos extremos, en el momento en que la piel es muy grasa.

Settings