Saltar al contenido

Qué hace el agua fría en la cara

Tomamos agua fría y nos lavamos con agua ardiente. Y por causas de salud y hermosura, deberíamos comenzar a realizar precisamente lo opuesto. Como demostró la hidroterapia, este líquido tiene la posibilidad de tener incontables provecho que, entre otras muchas cosas, asimismo dependen de su temperatura. Entre los mucho más firmes defensores del poder del agua fría fue Sebastian Kneipp (1821-1897), un sacerdote alemán y médico naturópata que escribió un tratado sobre el H2O y sus usos medicinales. Procedente de una familia modesta, Kneipp enfermó de tuberculosis en su juventud. Pese a la expulsión de los doctores, este joven estudiante de teología halló en una biblioteca de Munich un tratado del doctor Johann Seigmund Hahn que comenzó a poner en práctica en sí, por el hecho de que no tenía nada que perder. El régimen incluía un baño en el agua fría del Danubio o una caminata descalza por la montaña bajo el rocío de la mañana. Opuestamente a todas y cada una de las esperanzas, Kneipp no ​​murió de neumonía, sino se curó y vivió 50 años mucho más de lo que se espera.

La temporada dorada de los spas ha recogido ciertas prácticas de este especialista en la materia; si bien después la utilización de agua fría ganó mala prensa y se asoció con una manera de vida espartana, incómoda y raramente próxima a prácticas acientíficas.

Provecho de lavarse la cara con agua muy fría

Otra opción alternativa muy de tendencia es lavarse la cara con agua muy fría.

Si bien logre parecer duro, el agua muy fría puede contribuir a progresar el aspecto de tu piel. Para esto debemos poner cubitos de hielo en un envase con agua y cuando se haya enfriado bien lo usamos para la limpieza facial. Se recomienda lavarse unas tres ocasiones cada día (la primera oportunidad al levantarse por la mañana), con intervalos de diez a 30 segundos precisamente.

Agua fría para la cara

Se frecuenta decir que el agua friísima asiste para cerrar los poros, y esta no es únicamente una de sus virtudes Entre sus provecho podemos consultar que asistencia de distintas formas:

• Estimula la circulación

¿Es práctico lavarse la cara con agua no muy caliente?

A el interrogante ¿agua fría o ardiente? La contestación es: tampoco. Para la piel del rostro, el «medio feliz» es el mucho más favorecedor.

La contestación es sí. Es recomendable lavarse la cara con agua no muy caliente. No bastante frío y no bastante ardiente.

¿Qué es el agua fría?

A la inversa de lo que ocurre con las elevadas temperaturas, el agua fría contribuye a sellar los poros, retener los aceites naturales y ratificar la cubierta mucho más externa de la piel, lo que asiste para impedir los brotes. signos de envejecimiento.

¿Cuándo debo lavarme la cara con agua fría o ardiente?

Settings