Saltar al contenido

Qué es mejor para la cara el azúcar o la sal

En la rutina de la mañana, en esos primeros minutos tras levantarse de la cama para empezar un nuevo día, hay un ademán que se reitera en centenares de miles de hogares en el mundo entero: ir al baño a lavarse. Esta práctica no ya no es una manera muy eficiente de finalizar de “despertar” por el efecto revitalizante que tiene sobre nosotros el agua fría, en contacto con nuestra piel.

En Salimar deseamos animarte a que aproveches este simple ademán para proteger la piel de tu rostro al despertar. Ahora hemos explicado extensamente en este espacio por qué razón la sal marina es un increíble exfoliante natural. Asimismo los múltiples propiedades de la sal marina para el precaución de nuestra piel. En estos 2 productos podemos encontrar muchas de las razones por las cuales lavar la piel con agua salobre cada mañana puede transformarse en un ritual de hermosura que marque un antes y un después en la vitalidad y el aspecto de nuestra piel. . Cara.

Propiedades de la exfoliación cutánea con azúcar

  • Limpieza profunda: el azúcar, así sea blanca o morocha, resalta como un auténtico exfoliante profundo, con lo que contribuye a adecentar la piel y remover las células fallecidas que han juntado en ella de manera profunda, rápida y eficiente.
  • Exfoliación a nivel químico: como comentamos en las líneas precedentes, el azúcar tiene dentro ácido glicólico natural, que asiste para exfoliar la piel a nivel químico, y no solo por abrasión. Esta es exactamente entre las primordiales diferencias entre el azúcar y la sal marina como artículos exfoliantes.
  • Piel Despacio y Limpia: En el momento en que exfoliamos nuestra piel con azúcar, minutos después observaremos como se regresa despacio y limpia, progresando tanto el aspecto como el aspecto. Ciertamente, aparte de remover las células fallecidas, contribuye a achicar la existencia de puntos negros.
  • Simple de utilizar: si bien hay inmensidad de recetas con azúcar para exfoliar la piel, en las que se puede emplear con miel, limón o aceite de oliva, c es tan simple como entremezclarlo con jabón neutro y aplicarlo sobre la cara.

Elementos

  • 2 medidas de cuchara de leche (20 ml)
  • 1 cucharada de sal (diez g)
  • Combinar la leche con la sal hasta conseguir una pasta densa y húmeda.
  • Adecentar la región perjudicada y después utilizar el producto con rápidos masajes circulares.
  • Cerciórate de contemplar la región T del rostro, que tiende a ser la región mucho más perjudicada.
  • Dejar accionar diez minutos y aclarar.

Sal: ¿va a ser buena para exfoliar?

La sal tiene dentro granos mucho más gruesos que el azúcar y de ahí que no se aconseja para pieles mucho más sensibles. No obstante, es especial no solo para esos con piel mucho más gruesa, sino más bien asimismo para áreas mucho más ásperas como codos y rodillas. Asimismo se aconseja emplearlo una vez a la semana.

Fotografía: Christina Rumpf en Unsplash

Settings