Saltar al contenido

Qué es mejor lavarse la cara con agua fría o tibia

En la rutina de la mañana, en esos primeros minutos tras levantarse de la cama para empezar un nuevo día, hay un ademán que se reitera en centenares de miles de hogares en el mundo entero: ir al baño a lavarse. Esta práctica no ya no es una manera muy eficiente de finalizar de “despertar” por el efecto revitalizante que tiene sobre nosotros el agua fría, en contacto con nuestra piel.

En Salimar deseamos animarte a que aproveches este simple ademán para proteger la piel de tu rostro al despertar. Ahora hemos explicado extensamente en este espacio por qué razón la sal marina es un increíble exfoliante natural. Asimismo los múltiples propiedades de la sal marina para el precaución de nuestra piel. En estos 2 productos podemos encontrar muchas de las razones por las cuales lavar la piel con agua salobre cada mañana puede transformarse en un ritual de hermosura que marque un antes y un después en la vitalidad y el aspecto de nuestra piel. . Cara.

El agua ardiente, la aliada de tu rostro

Como todo en la vida, hablamos de hallar la estabilidad especial. Los especialistas aconsejan lavarse la cara un par de veces cada día con agua no muy caliente.

Mucho más exactamente, a 30°C. Esta es la temperatura perfecto para tu rostro. Así mismo, no se rompen el equilibrio los escenarios perfectos de nutrientes que sostienen tu piel sana y evitas la generación de agobio por cambios bruscos de temperatura.

Los expertos recomiendan emplear agua ardiente solo para las vaporizaciones que tienen que hacerse cada un par de meses.

Lavarse la cara con agua fría

Empezamos nuestro viaje repasando lo que entendemos sobre lavarse la cara con agua fría.

Primeramente, has de saber que la utilización de agua fría estimulará la circulación, así las toxinas tienen la posibilidad de ser transportadas de manera mucho más eficaz y se estimula su expulsión del organismo mediante los pilíferos al unísono que se posibilita la supresión de restos que se han depositado en la piel.

¿Qué ocurre si solo me lavo la cara con agua?

“Deshidrata y suprime los aceites naturales que resguardan nuestra piel, ocasionando sequedad y incremento de la producción de sebo. Aparte de beneficiar la aparición de rojeces, irritaciones y eccemas”, enseña.

Así como enseña la experto, generalmente “lo idóneo es lavarse la cara con agua no muy caliente y fría pero, más que nada, hay que eludir llevarlo a cabo con agua ardiente.

Settings