Saltar al contenido

Cuál es la forma correcta de lavarse la cara

Consejos para lavarse bien la cara y eludir los puntos negros

Lavarse la cara es algo que llevas realizando prácticamente desde el instante en que naciste y probablemente siempre y en todo momento lo hayas hecho del mismo modo: enjabonar, enjuagar y reitera el desarrollo unos cuantos ocasiones cada día, ¿no? Suena como algo verdaderamente simple y automático, pero no es así. Existen algunos fallos que indudablemente cometes que tienen la posibilidad de ser la causa de que tu piel no se vea completamente brillante. ¡Pero despreocúpate! Te vamos a enseñar qué realizar para lavarte la cara apropiadamente y de este modo eludir la aparición de granos, puntos negros y espinillas no deseadas. Estos son los diez fallos que cometes todos y cada uno de los días al lavarte la cara, ¡bastante precaución!

Lávate la cara con la técnica adecuada

Si andas utilizando un gel limpiador despacio, humecta tu cara con agua. Verter algo de producto en la palma de la mano y estimular con las manos la cara con la yema de los dedos a lo largo de unos 60 segundos. El movimiento que quieres efectuar es circular, de esta manera se desintegra mejor la mugre mientras que realizas un masaje que impulsa la circulación y el drenaje linfático.

Si empleas agua micelar o leche limpiadora, el desarrollo es levemente diferente. Consulte las normas del producto y sígalas para conseguir los más destacados desenlaces.

De qué forma adecentar tu rostro en 7 pasos

  1. Lavarse la cara es como cepillarse los dientes. ¿Que haces todos y cada uno de los días? Bueno, habría de ser lo mismo y es una parte del preciso desarrollo de lavado de cara. Tienes que limpiarte la cara todos y cada uno de los días antes de acostarte (aun si no has salido de casa en todo el día). Los causantes ambientales, la polución, el polvo e inclusive nuestra grasa de la piel son los primordiales agentes que manchan nuestro rostro y que debemos remover todos los días.
  2. Otro de los condicionantes que tienes que saber sobre de qué manera adecentar tu rostro es la propuesta de que uses un jabón concreto para esta labor. Como el jabón facial de aloe vera y rosa mosqueta. Jabón a partir de Aloe Vera y Rosa Mosqueta, capaz para toda clase de pieles con características que hidratan y regeneradoras. Además de esto, merced a su contenido elevado en glicerina, asiste para suavizar y también humectar las pieles mucho más secas. Jabón Facial Y Corporal De Aloe Vera Y Rosa Mosqueta – Proaloe Cosmetics Jabón elaborado con aloe vera cien% natural de Lanzarote y rosa mosqueta. Hidrata, tranquilidad, alimenta y regenera. cómpralo aquí
  3. Utiliza agua no muy caliente para lavarte la cara. Sé espléndido con la proporción de agua y humectando el jabón con Aloe Vera lograrás llevar a cabo una espuma suavísima y interesante con la que aplicarás movimientos circulares en el transcurso de un minuto sobre ella. De qué manera lavarse la cara adecuadamente es dependiente de cuánto esfuerzo y precaución coloques en esta acción.
  4. Cuando el jabón esté bien repartido y masajeado en la cara, sacar con abundante agua.
  5. Sécate la cara. Es esencial que no frotes la toalla sino lo hagas presionando delicadamente y dándote múltiples “toques” activando de esta manera la microcirculación. Si te frotas con la toalla, puedes lastimarte y tener microroturas en la piel no deseadas.
  6. Cuando te hayas lavado la cara, te aconsejamos emplear un tónico facial para revitalizar la piel del rostro y dejarla radiante, sana y nutrida.
  7. Finalmente, y como último paso en la limpieza de tu rostro, aplica una crema humectante. Te aconsejamos nuestra crema facial humectante con aloe vera 200 ml. Crema facial que restaurará y sostendrá la adecuada hidratación de tu rostro, aportando iluminación, frescor y suavidad. Merced a sus células madre de centella asiática se logra una regeneración incesante. Capaz para toda clase de piel.

Siguiendo estos simples procedimientos, vas a saber de qué forma adecentar tu rostro de forma correcta y adecuada.

Preparación

  • Mondar y recortar el pepino en rodajas pequeñas, entonces ponerlo en la licuadora con la cucharada de miel y la cucharada chica de aceite de oliva. Mezcla hasta conseguir una pasta homogénea, que entonces tienes que dejar en el frigorífico a lo largo de diez minutos.
  • Pasado este tiempo, aplica esta crema sobre tu piel y deja accionar 15 minutos. Entonces sacar con agua fría.
Settings