Saltar al contenido

Cómo saber si lo que tengo es ansiedad

Las manifestaciones sintomatológicas de la ansiedad son muy variadas y se tienen la posibilidad de clasificar en distintas conjuntos:

Físicas: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, contrariedad para respirar, temblores, sudoración, afecciones digestibles, náuseas, vómitos, » nudo» en el estómago, trastornos alimenticios, tensión y rigidez muscular, fatiga, hormigueo, mareos y también inestabilidad. Si la activación neurofisiológica es altísima, tienen la posibilidad de manifestarse modificaciones en el sueño, la nutrición y la contestación sexual.

A conocer, ¿qué es la ansiedad?

La ansiedad se define como la anticipación de un inconveniente o riesgo futuro, acompañada de una sensación de malestar y una secuencia de síntomas propios. La ansiedad como tal es adaptativa y ha ayudado a los humanos en ocasiones de supervivencia y urgencia, por servirnos de un ejemplo, la reacción automática que tienes de alejarte en el momento en que escuchas que viene un coche rapidísimo en el momento en que vas a atravesar. La ansiedad se transforma en un inconveniente en el momento en que la gente la expresan frente estímulos a los que no hay que tener miedo pues se fundamentan en opiniones irracionales, o no representan un riesgo potencial. De esta forma, la gente deseosas pasan mucho más tiempo preocupándose con lo que podría pasar que preocupándose con lo que les pasa ahora mismo.

La ansiedad se encuentra dentro de los fundamentos de solicitud mucho más usuales y, adjuntado con la depresión, entre los problemas médicos mental mucho más esenciales. En ocasiones la ansiedad actúa por síntomas psicosomáticos. Es un inconveniente que no solo actúa, sino es común a varios trastornos mentales e inclusive patologías físicas como cardiovasculares, digestibles, autoinmunes, etcétera.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Preocupación excesiva. Es habitual la incomodidad por puntos como la salud, el dinero o las relaciones familiares y de pareja. No obstante, proseguir haciéndolo sin un fundamento claro puede alertarnos de este trastorno.

Contrariedad para reposar. La carencia de sueño, la contrariedad para conciliar el sueño o mantenerse dormido tienen la posibilidad de ser una señal de que algo anda mal. La ansiedad puede ocasionar trastornos del sueño y al reves.

En ocasiones sientes pavor y consideras que puedes fallecer sin comprender la causa

Esta clase de vivencias son propias de los trastornos de ansiedad muy debilitantes; Sin entender realmente bien de qué forma, pensamos que nuestro corazón puede detenerse o que tenemos la posibilidad de “olvidarnos de respirar”, lo que paralelamente altera nuestro ritmo cardiaco y hace más rápido nuestra respiración, ocasionando un círculo vicioso. Esto puede ocurrir aun si somos inútiles de advertir una supuesta «fuente de riesgo» alén de nuestro cuerpo.

O sea muy habitual en personas que prosiguen sintiéndose alarma una vez que acaba su jornada de trabajo; no tienen la capacidad de ingresar en una forma de pensar diferente a la de su papel profesional. Consecuentemente, prosiguen pensando en sus tareas a efectuar al día después, lo que les hace un considerable desgaste psicológico, que les impide gozar de su momento de libertad y les hace inconvenientes de insomnio.

Ejemplos de cambios de accionar

Por poner un ejemplo, un individuo que padece una fobia concreta, como tener temor a los perros, evitará en todo instante hallarse con estos animales, pues es siendo consciente de la ansiedad que causan.

Otro ejemplo sería la amaxofobia, esto es, el temor a conducir. Un individuo con esta fobia evitará conducir o viajar en un vehículo en todo instante. ¿Te imaginas lo agobiante que sería eso?

Settings