Saltar al contenido

Cómo hidratar la piel de la cara de forma natural

1º Lo primero, (y no hay remedio…) Si lo que queremos es tener la piel hidratada, también debemos hidratarnos. Beber mucha agua es esencial para una piel hidratada y cuidada. Es algo que ha sido investigado por miles de estudios científicos, y de cada uno de ellos podemos resumir que beber 7-8 vasos de agua al día evitará que la piel pierda su elasticidad y, con ello, evitará el envejecimiento prematuro.

2º Alimentación sana y equilibrada. No estamos hablando de seguir una dieta paso a paso; pero come lo más sano posible (un poco de todo). Y entre los alimentos hay muchos que nos aportarán nutrientes beneficiosos para hidratar el rostro actuando como antioxidantes.

Remedios caseros para hidratar la piel

Para mantener la piel hidratada es importante beber mucha agua, comer frutas y verduras, evitar el alcohol y, por supuesto, el tabaco y consumir con las SPF para protegerse del sol.

Si necesitas la ayuda de un profesional, con la App Savia tienes una amplia oferta de dermatólogos con los que chatear gratis. Para utilizar este servicio, simplemente regístrese en la plataforma. Recuerde, solo como adulto mayor, puede obtener hasta un 10 % de descuento en una selección de servicios de atención médica presenciales y en el hogar diseñados solo para usted.

Toma vitaminas que son buenas para tu piel

Tomar vitaminas también puede beneficiar el aspecto de tu piel, principalmente las vitaminas C, D y E. La primera estimula la producción de colágeno, la firmeza beneficia a la piel; Puedes obtener vitamina D a través del sol y ciertos alimentos como el salmón, el queso y los huevos, que ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Y por último, la vitamina E es un aliado ideal para combatir las manchas oscuras, proteger la piel de los rayos UV, la polución y los agentes externos que dañan la piel.

Si se trata de hidratar la piel del cuerpo, se recomienda utilizar aceite de almendras, aceite de coco y aceite de aguacate.

Para evitar manchar tu ropa, puedes usarlos por la noche, o mezclarlos con tu loción corporal para reducir su textura grasosa y tener una piel mucho más suave. Entonces, vierte el aceite de almendras y frótalo en tus manos.

  • Lleva tus manos a tu rostro y masajéalo con movimientos circulares.
  • Haz estos movimientos durante unos minutos, luego sumerge la toalla en agua tibia.
  • Escurre bien la toalla y ponla en tu cara, con cuidado de no quemarte. Dejar hasta que alcance temperatura ambiente.
  • Finalmente, limpia tu rostro con la toallita y repite el procedimiento 3 veces por semana.
  • Ingredientes

    • 4 cucharadas y media de manteca de karité pura (45 g).
    • 3 cucharadas de aceite de almendras (30 g).
    • Vierta la manteca de karité en un recipiente resistente al calor y caliéntelo al baño maría.
    • Una vez derretido, añadir el aceite de almendras.
    • Mezcla los ingredientes durante unos minutos, hasta que se integren bien.
    • Deja reposar la mezcla a temperatura ambiente.
    • Almacenar en un recipiente hermético.
    Settings