Saltar al contenido

Cómo cuidar la piel sin cremas

A fin de que la piel esté sana y logre efectuar sus funcionalidades, es esencial que esté adecuadamente hidratada.

Emplea un par de veces cada día sérums y cremas amoldados a las peculiaridades de tu piel, que cubran sus pretensiones tanto de agua como de lípidos. En el momento de aplicarlos, lo idóneo sería llevarlo a cabo mientras que efectuamos un pequeño masaje con las dos manos.

La relevancia de humectar asimismo el cuello

Los especialistas coinciden en que con el paso del tiempo cobra particular relevancia proteger el cuello y el escote. Hablamos de zonas mucho más frágiles que detallan signos de envejecimiento aun antes que la cara, con lo que humectar la cara podría cubrir una región considerablemente mayor de la que comúnmente hemos comprendido, que iría desde el pecho hasta la nuca.

Y recuerda: humectar el cuello no significa utilizar el resto de la crema humectante que te queda en la cara, sino más bien regresar a utilizar una aceptable cantidad en el cuello y escote sin olvidar las ubicaciones laterales. Esto asegurará que tu cuello reciba una cubierta correcta de hidratación para sostenerlo despacio y terso.

Un óptimo tónico para tu cutis

Una vez limpia la piel del rostro, el tónico es el producto idóneo para llenar esta limpieza. Es perfecto para volver a poner el pH de la piel y estimula la absorción de los próximos artículos que pertenecen a la rutina.

Y en el momento en que lo aplicamos, ¿de qué manera lo hacemos? Lo idóneo es aplicarlo en la cara de manera directa con las manos en pequeños toques sobre la piel de la cara y el cuello. Así, el producto penetrará bien en la piel y va a hacer mucho más efecto.

Quítate el maquillaje para adecentar tu rostro

Si bien parezca una cosa obvia, tienes que desmaquillarte todos y cada uno de los días. Y no solo eso, tienes que llevarlo a cabo delicadamente a fin de que la piel se regenere a lo largo de la noche. Antes de reposar, la piel ha de estar hidratada y limpia.

Su encontronazo en la piel es verdaderamente muy dañino. La nicotina daña la piel. Su consumo lleva a una piel mucho más seca y hace arrugas prematuras y puntos negros. La nicotina daña la textura y fibra de la piel, dañando el cutis y generando oxidación celular. En consecuencia, es conveniente dejar este hábito.

Exfoliar periódicamente

Es conveniente exfoliar ocasionalmente -según recomendación de tu dermatólogo- con modelos correctos a tu género de piel.

La exfoliación es una parte del precaución que suprime las células fallecidas y también impurezas que interfieren en el desarrollo de oxigenación de la piel.

Settings